La violencia de género es un mal endémico que no conoce fronteras

UNESCO Getafe insiste en la importancia de la educación para escapar de la violencia.

El pasado 25 de noviembre celebramos el Día Internacional Contra la Violencia de Género, un día en el que recordamos que el colectivo femenino sigue siendo el más vulnerable en todo el mundo, más allá de creencias o culturas, y ésta vulnerabilidad aumenta a más corta sea la edad de la mujer. Así, las redes sociales y los medios de comunicación se llenaron de mensajes de compromiso con la causa. Naciones Unidas, en un comunicado especial para la ocasión, declaraba que “la violencia contra las mujeres un mal endémico en todos los países y no conoce fronteras geográficas”, así como que “a lo largo de su vida, siete de cada diez mujeres sufrirá algún tipo de violencia física o sexual”. 

Este tipo de violencia no se refiere solo al maltrato físico, sino también al psicológico e incluso a la coacción económica y, por supuesto, a la explotación sexual.  En nuestro país, más del 95% de las mujeres que ejercen la prostitución lo hacen en contra de su voluntad. De ellas, una significativa mayoría son mujeres inmigrantes que en su día llegaron a nuestro país buscando la oportunidad de ser amparadas por aquel estado del bienestar que hoy es la capital europea de la prostitución. Sin límites de edad, esta práctica que afecta tanto a mujeres adultas como a niñas que apenas han superado la pubertad, estigmatiza a la mujer desde el primer momento, tanto en el ámbito físico como psicológico. Limita su futuro, y miles de mujeres se encuentran atrapadas año tras año en este círculo del que tan difícil resulta salir.

Según el Instituto Nacional Estadístico (INE), el pasado 2012 llegaron a España casi 159.000 mujeres inmigrantes. Atendiendo a este flujo migratorio y, sobre todo, a las duras condiciones en las que se pueden llegar a encontrar muchas de las mujeres que, año tras año, llegan a nuestro país, el centro UNESCO Getafe recoge, en su IV Cuaderno, publicado en marzo de 2012, un compromiso por la igualdad de género y la protección a este colectivo, al mismo tiempo que se hace un llamamiento al reconocimiento de los Derechos Humanos básicos de estas mujeres, haciendo hincapié en la enorme importancia de que estas mujeres puedan acceder a la educación como medio indispensable para su integración.

En un contexto de reforma educativa y recortes que, a pesar de todo, han provocado que el número de estudiantes universitarios haya aumentado, siendo mujeres la mayoría de estudiantes universitarias españolas, no podemos volver la mirada y hacer como que no existe esta casi privatización de la educación en nuestro país que, tal vez aún lejos de privar a las españolas de sus estudios, si que limitan a aquellas mujeres y niñas que llegan a nuestro país buscando una oportunidad que desde el momento de su nacimiento parecía habérseles negado, abocándolas a la independencia que unos estudios pudieran proporcionarles. Una independencia que las garantizase que nadie volviera a hacerles daño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s